Pasar al contenido principal

Trabajo en casa y salario emocional en tiempos del COVID-19

teletrabajo

Los líderes y sus equipos de trabajo están frente a un cambio de paradigma y un nuevo reto en la gestión de personas.

Karen Daniela Ferrín

Creado por: Lola Ferrin

30 de Marzo de 2020

Es una realidad. El COVID-19 vino a cambiar las reglas del juego y el nuevo contexto nos llama a la transformación. Sí, estamos invitados a replantearnos la manera en la que vivimos, cómo nos relacionamos entre nosotros, cómo interactuamos con la naturaleza, y cómo nos ganaremos el sustento sin salir de casa, entre otros aspectos.

Ante este panorama la Universidad Javeriana y muchas otras organizaciones a nivel mundial se han volcado a lo digital, respondiendo a las necesidades del entorno. Así, la totalidad de los procesos se realizan vía online manteniendo la seguridad y estabilidad laboral de los colaboradores gracias al ‘home office’ o trabajo desde casa.

Esto representa nuevos retos tanto para los líderes como para los miembros de los diferentes equipos de trabajo. Uno de ellos es el salario emocional que en los últimos años ha cobrado una importancia semejante a la remuneración salarial y que con el nuevo paradigma laboral habrá que replantearse la manera en que este tipo de salario se verá reflejado de ahora en adelante.

¿Pero de qué hablamos cuando hablamos de este tema? ¿Por qué es tan importante y cuáles son las recomendaciones a seguir dada la coyuntura?

José Alfonso Santibáñez, coordinador del área de Gestión del Talento del Departamento de Gestión de Organizaciones de la Facultad de Ciencias Económicas y Administrativas, explica que el salario emocional abarca todos aquellos beneficios no económicos que las organizaciones ofrecen a sus colaboradores para mejorar el bienestar y compromiso de estos. 

Cabe anotar que precisamente el trabajo desde casa era uno de esos incentivos que motivaba especialmente a los millennials, pero esto ya no es una opción, sino la realidad de todos. Por eso los directivos deben pensarse nuevos estímulos a ofrecer a sus equipos.

Cuando se habla de salario emocional en estos momentos de dificultad, nos estamos refiriendo a un cambio de la forma en que se desarrolla el liderazgo y a un nuevo estilo de gestión donde se privilegien los valore y la forma como nos comunicamos.

Asimismo, Santibañez, quien es ingeniero especializado en Gestión Humana, señaló que en esta nueva coyuntura “se requiere un líder que dé resultados, que cumpla con las metas del negocio, pero que cuide a las personas, y la mejor manera de hacerlo es a través de la confianza y el reconocimiento”.

En ese sentido, nos comparte 10 cosas que todo líder y todo colaborador deben saber y hacer para salir victoriosos en medio de este nuevo paradigma laboral.

 

trabajar desde casa

 

  • El líder deber ser promotor y divulgador de los valores organizacionales, siendo confiable, dando el ejemplo y el apoyo requerido en la labor.
     
  • Liderar desde la distancia implica que al colaborador se le dé mayor autonomía y que sea responsable de sus resultados. Para ello se requiere mucha creatividad y tener un pensamiento divergente para proponer cómo lograr los resultados.
     
  • Se deben definir metas claras y garantizar que el colaborador cuente con los implementos tecnológicos necesarios para el desarrollo de su labor, brindándole la formación y el entrenamiento requerido para el desarrollo de su actividad de forma remota.
     
  • Los líderes organizacionales deben cuidar la forma en que se comunican, siendo esta una de las maneras de cuidar el salario emocional, brindando mensajes de confianza, esperanza y  solidaridad a su equipo de trabajo.
     
  • Se requiere tener una constante comunicación con el colaborador y estar conectado emocionalmente con él. Es necesario que el colaborador sienta que existe un líder que se preocupa por él, que lo conoce y que conoce el contexto, y que este está desarrollando su labor dándole el apoyo requerido tanto a nivel personal como profesional.
     
  •  En este proceso para mantener un salario emocional es necesario un mayor sostén por parte del líder, trabajar primero el Ser y luego el Hacer; darle soporte para que entienda cómo hacer las cosas, estar al tanto, estableciendo procesos de comunicación constante, (reuniones virtuales) e informarle qué está pasando y de cómo lo puede afectar.
     
  • Por su parte, el teletrabajador debe ser digno de confianza, debe seguir y cumplir las regulaciones que pone la empresa.
     
  • Debe buscar desarrollar sus capacidades para tener una mayor autonomía en su labor y enfrentar las dificultades que se presenten en la ejecución de su labor.
     
  • Se recomienda que ajuste sus funciones a las nuevas condiciones.
     
  • Se requiere disciplina, perseverancia y orden, evitando procrastinar estableciendo un horario y unos objetivos y metas diarias de su deber.
aprender a trabajar desde casa

 

Por otro lado, para evitar que el trabajo en casa se convierta en un foco de estrés y de dificultades personales y familiares, el profesor Santibáñez recomienda:

  • Tener un lugar en la casa donde teletrabajar, un lugar adecuado donde tenga comodidad,  ergonomía y la privacidad para el desempeño de su labor.
     
  • Tener un horario para el trabajo y otro para la familia.
     
  • Seguir manteniendo contacto social, el trabajo en casa puede generar dependencia a estar conectado permanentemente y olvidar otras interrelaciones a nivel familiar y social.
     
  • Evitar distracciones personales y familiares, solicitar a la familia que no se interrumpa durante la labor.
     
  • Entender que para algunos colaboradores, el trabajo desde la casa no es un beneficio.
     
  • Como líder entender que las personas tienen temor y están ansiosos de su situación personal, familiar, laboral y económica.
     
  • Actuar con Inteligencia Emocional para controlar nuestras propias emociones y las emociones de nuestros colaboradores.

En medio de lo que sucede, en medio de este nuevo paradigma laboral que se nos presenta, estamos llamados a reconocer y aceptar el nuevo reto en la gestión de las personas, en la gestión del cambio y en la gestión del tiempo; "un cambio en las relaciones de poder, de interrelación con los jefes, compañeros y colaboradores y la forma de cómo se brinda el salario emocional", puntualiza Santibáñez. 

Conectados Estilo de vida Innovación Sostenibilidad